lunes, 7 de septiembre de 2015

Tokio blues, Norwegian Wood - Haruki Murakami

"Nos sentíamos como si estuviéramos flotando a dos o tres centímetros del suelo. No sé, nos daba la impresión de que era mentira, de que una vida tan fácil no podía ser real"   

Comprar en Amazon (Pulsa para ver el precio)
Comprar en Casa del Libro (Pulsa para ver el precio)

Hay autores que fascinan por su forma de escribir, otros lo hacen por el contenido de la obra y el conocimiento que transmiten. Haruki fascina por las dos cosas.

El libro lo tiene todo, una historia de amor entre adolescentes teñida por la muerte, aspecto el cual reconozco, no me entusiasma especialmente en las novelas, sobre todo cuando se dan en repetidas ocasiones. Murakami habla del suicidio con una naturalidad inverosímil.

Aquí hago un paréntesis para comentar que, al parecer, Japón, tierra natal del autor, es el segundo país con la tasa de suicidio mas elevada del mundo (Según datos de la OMS, 36 suicidios por cada 100.000 habitantes) sabiendo esto, parece tener lógica la naturalidad con la que aborda el tema.

Pero este libro no es sólo amor y muerte, hay mucho mas. Está plagado de frases que son auténticos puñetazos en el estómago, giros inesperados, incluso llega a dar la sensación de que el autor va buscando el momento para clavar una frase que te descoloca la historia. Todo bajo un ambiente magnético que te atrapa y te hace caer en un espiral de encantamiento y agrado.
"No soy muy inteligente y me cuesta entender las cosas. Pero, con un poco de tiempo, llegaré a comprenderte. Y no habrá nadie en el mundo que te comprenda mejor que yo"

Respecto a la trama, Toru Watanabe, protagonista y narrador de la historia, es un universitario que cuenta su vida exaltando la faceta amorosa y sexual. Su corazón, por así decirlo, se encuentra dividido entre dos chicas. La ex-novia de su mejor amigo de infancia, Naoko, siendo esta una chica con una enigmática personalidad, pero con un estado emocional muy sensible y delicado. Y, por otro lado, la atractiva, impulsiva y divertida Midori.
La relación que mantiene Toru con ambas va variando conforme avanza el relato, siendo la falta de firmeza y seguridad la que marque el devenir de los vínculos. 

Como podéis ver, no tengo palabras ni críticas negativas. Creo que es de las mejores novelas que he leído en mi vida, de hecho, mientras escribía esta reseña no he podido evitar ir a la estantería y abrirlo por una página al azar para leer algún fragmento.

Además es cortito, con un vocabulario fácil de entender, ahí es donde se distinguen a los grandes genios, aquellos que con lo simple, con lo fácil, te hacen una obra de gran calidad. Haruki no usa palabras difíciles y sin embargo transmite a la perfección lo que quiere comunicar.

El único "pero"  tiene que ver con el final, parece quedar incompleto, flotando y desamparado en la incertidumbre de un Tokio superpoblado.

David.

  • Fotografía: David Vallejo
  • Fuentes datos: http://www.nippon.com/es/features/h00075/


1 comentario:

  1. El libro me ha gustado mucho. Lo recomiendo encarecidamente, a pesar de que la cultura japonesa nos es tan ajena.

    ResponderEliminar