martes, 19 de julio de 2016

El último catón - Matilde Asensi

El arte y la cultura aumentan la armonía, la tolerancia y la comprensión entre las personas

Justo cuando sale un super mega ventas, el gran pelotazo de Dan Brown con su Código Da Vinci... Viene Matilde Asensi y da el suyo. Incluso he buscado cual de los dos se publicó antes y... ¡Sopresa!

El código Da Vinci en 2003 y El ultimo catón en 2001, Matilde llegó antes en eso del misterio y la aventura sobre un ambiente de esoterismo religioso. Aunque no lo hizo con el mismo éxito, claro está.
En esto de los libros parece que ocurre como en el cine... Lo americano nos parece mejor por el hecho de ser americano.

Curiosamente, mientras leía el libro, un vecino me comentaba que lo compró dudando hace 8 años, ya que se trataba de una autora española...

En fin, vamos al libro. El último catón... Hay que decirlo, no tiene nada que envidiar a otras historias publicadas de mayor éxito en ventas. Está muy bien documentado, con generosas descripciones de las ciudades que van visitando los protagonistas. El vocabulario, muy fácil de leer, se nota que la autora es periodista.

Así pues, tenemos a una protagonista llamada Ottavia Salina, se trata de una super monja. La chica es de todo, experta en paleografía, historia del arte, antropología, arqueología... la caña. Trabaja como archivista en los archivos secretos del vaticano. 
Precisamente, será la secretaría del estado vaticano quien le pedirá a Ottavia que investigue sobre el asesinato de un etíope, el cual posee unas misteriosas marcas de carácter religioso en el cuerpo. 

Junto con el jefe de la guardia suiza y un profesor, Ottavia deberá resolver un enigma que, irremediablemente, les harán correr auténticos peligros...

¿La verdad? Me lo he pasado pipa leyendo este libro, Matilde tiene una gran imaginación, además, es importante exaltar que introduce un elemento muy interesante: Los protagonistas se van moviendo guiados por los escritos de Dante en su obra "Divina comedia". Muy muy muy interesante cómo, un libro que consideraba (y considero) infumable, me ha empezado a gustar gracias a la visión que le da Matilde.

Por poner alguna pega, decir que en las últimas 150 páginas tuve la sensación de que decaía un poco la intriga, no obstante es un libro que recomiendo leer, sobretodo en momentos de relax, en verano o en vacaciones. Cuando lo hagas puede que te empiecen a gustar cosas que antes... ni conocías... 

David.

No hay comentarios:

Publicar un comentario