domingo, 19 de marzo de 2017

El violinista de Mauthausen, Andrés Pérez Dominguez

Quién oyese cantar podía sentarse tranquilo 
porque los malvados no tienen canciones

Año 1940, París sufre una transformación fruto de la llegada de las fuerzas alemanas nazis. Rubén Castro y Anna Couver son una pareja apunto de casarse que verán frustrado su plan tras la detención de Rubén a manos de la Gestapo.
Él será llevado primero a un campo de trabajo y posteriormente a otro mucho mas terrible y desalentador, el campo de exterminio nazi de Mauthausen (Austria), donde tratará de sobrevivir agarrándose a la esperanza de poder ver de nuevo a Anna...

"ni él mismo sabía cómo estaba vivo todavía, cómo había conseguido llegar hasta su tercer año de cautiverio sin que el hambre, el trabajo forzado, las palizas, las enfermedades o los castigos hubieran acabado con él"

Anna, fruto de la desesperación por no tener noticias del que iba a ser su futuro marido, decide optar por el espionaje. Si no iba a recuperar a Rubén, por lo menos lucharía contra aquellos que se lo quitaron.
Conocerá a Robert Bishop, un agente de la OSS americana. Robert le encomendará a Anna la misión de mezclarse con un ingeniero y violinista alemán, Franz Müller. Por lo visto, se trata de un científico que tras darse cuenta del horror cometido por los nazis, decide cambiar su vida y dedicarse al violín, dando conciertos, participando en orquestas y viajando de un lugar a otro.

Caprichos del Azar o del destino, Müller llega a Mauthausen junto a su cuarteto para tocar en una fiesta de cumpleaños... Y si, lo que ocurrirá allí cambiará por completo el devenir de los tres personajes...

En cuanto a mi opinión personal, es una novela que pese a mostrar, como tantas otras, los horrores y atrocidades hechas por los nazis durante esta época de la historia, posee un toque innovador. La estructura es distinta, empieza por el final cuando Rubén vuelve de Mauthausen en busca de Anna, luego vuelve al inicio de la historia... Va dando saltos en el tiempo. Los capítulos están centrados cada uno en un personaje, en lo que hace y en lo que vive, lo cual ayuda mucho al lector a seguir bien la historia. Además el final está escrito de tal manera que te hace "recordar" todo lo transcurrido para que termines de atar todos los cabos.

También me he encontrado con frases muy buenas, que te invitan a reflexionar sobre la psicología humana...
"Lo único que ha aprendido es que la imaginación de las personas no tiene límites cuando de hacer daño con impunidad se trata"

En definitiva, es un libro muy muy muy recomendable, fácil de leer y fácil de entender. Pese a que me ha pillado en una de esas épocas que estás cansado de leer penurias, hay que decir que ha merecido la pena.

Pd. Disculpad tanto retraso en volver a publicar. A ver si retomamos el ritmo de lecturas.

Saludosss.

David.

No hay comentarios:

Publicar un comentario