jueves, 6 de julio de 2017

Africanus, el hijo del cónsul. Santiago Posteguillo

Cuando ves en una estantería un tochamen que se sostiene de pie, con una letra bastante minúscula (edición de bolsillo) y que se titula "Africanus, el hijo del cónsul" La verdad, atraer lo que se dice atraer... no atrae.

Pero aquí está la clave de todo este mundillo, la mejor publicidad no es la apariencia, si no el llamado "boca a boca". Después de leer recomendaciones, buenas opiniones, críticas, reseñas... y sobretodo sobretodo sobretodo, después de que fuese mi peluquero el que me lo recomendase. Fui a la librería y dije "venga, que ya te toca".

Pues bien, hoy hablamos de un libro que no es que sea ideal, es que es perfecto para aprender y comenzar a disfrutar de la historia de Roma. Su autor, Santiago Posteguillo, nos relata en su libro las dos vidas de los dos personajes mas emblemáticos y memorables de la época. Publio Cornelio Escipión (hijo) y Haníbal Barca.

La historia comienza con la infancia de los dos protagonistas. Por el lado de Haníbal, tenemos a un niño que acompaña a su padre en la llegada a la península ibérica del ejercito cartaginés, en aquel entonces las dos grandes potencias que dominaban el mar Mediterráneo eran Roma y Cartago.
Tras la muerte de Amílcar (Padre) Haníbal jura odio a Roma de modo que en su mas profunda esencia se siembra la semilla del odio que llevaría a lograr algunas de las mayores proezas militares de la época.

Por su parte, Publio era un chico especialmente astuto y valiente, a parte de muy joven. De los dos hijos del cónsul, él era el mas aventajado en formación militar, además de poseer una gran circunspección y lealtad hacia sus raíces.

No obstante, si hay algo que caracteriza a estas dos figuras, es sin duda la gran destreza táctica de ambos... una destreza que les conducirá a una lucha eterna...

Vale, cosas que me han gustado bastante del libro:

- Lo bien escrito que está. La facilidad con la que el autor comunica todo lo que quiere decir y transmitir, una gozada para los ojos.

-Rigor político e histórico. Se ajusta muy bien al periodo histórico, dando datos, describiendo costumbres, el senado, la organización de las tropas, las batallas. Todo descrito de una manera clara y concisa.

-Aprendes mucho, y no sólo de la historia de Roma, si no de el ser humano. Es mas, me gustaría escribir una entrada dedicada a una estrategia política que me ha llamado especialmente la atención, los romanos eran sabios y por lo visto, algo pícaros.

-Sin preferencias de bando, ¿Qué significa esto?
Muchas veces cuando lees un libro en el que se enfrentan dos bandos, tiendes a posicionarte a favor de uno, es como si inconscientemente uno te cayera mejor que el otro. Pues en este libro, el autor se las ha ingeniado para que no te pase. Admiras a los dos bandos por igual, en ningún momento se degrada la imagen de ningún protagonista. Tanto Haníbal como Publio están en el mismo nivel, comparten pedestal, lo cual se agradece mucho a la hora de valorar todas las culturas y todos los personajes históricos.

Por otra parte, lo que menos me ha gustado, que también hay que decirlo aunque no tenga que ver con la historia, es la edición. Yo con letras tan pequeñas ya la verdad que no puedo, lo paso mal. Pero bueno, es lo que tiene tirar para lo barato...

Se lo recomendaría a todo el mundo, sobretodo amantes de la historia y de la guerra, si te gustan estos dos temas, esta lectura tiene que estar en tu estantería si o si. Y por supuesto, si tienes curiosidad por empezar a conocer la historia de Roma, y no sabes por donde empezar... este libro es perfecto.

1 comentario:

  1. Holaaa
    No creo que sea mi tipo de libro ideal, así que lo dejaré pasar, pero muchas gracias por tu reseña, me alegra que lo disfrutaras
    un abrazo!

    ResponderEliminar