lunes, 24 de julio de 2017

Las alas del águila - Ken Follet

"Todo lo que tenía en la vida le había sido arrebatado y descubría que lo único que le interesaba era su familia"




¿Es necesario perder todo para darse cuenta de lo que realmente queremos? ¿Por qué a veces prevalecen los intereses materiales o económicos?

No hace mucho tiempo, alguien me dijo que en la vida lo que de verdad importa son las personas, ellas valen mucho mas que cualquier otra cosa. Sin embargo, hoy día parece que este argumento cuesta apreciarlo... Las empresas, organizaciones, instituciones parece que anteponen siempre el interés de la empresa por encima de los intereses de las personas... O al menos esa es mi sensación. No obstante, a veces te llegan pequeños destellos de humanidad, personas que renuncian a todo por ayudar, personas que escriben para enseñar, personas que son auténticas lecciones de humildad. "Las alas del águila" es uno de esos destellos.

Nos situamos en Teherán a finales de los años 70, dos directivos de una empresa estadounidense son detenidos y encarcelados sin pruebas que los incriminen y bajo una fianza imposible. No por el precio (que también) sino porque, aún pagando, no les dejarían salir del país...
A todo esto, Irán se encuentra en una situación política tensa y al parecer el odio a los estadounidenses comienza a aflorar, provocando la huida de la mayor parte de la comunidad americana.

Paul y Bill (directivos encarcelados) quedan a la espera de que la embajada, el gobierno de estados unidos, los posibles contactos o el espíritu santo vestido de guitarrista les saque de tal agujero. Finalmente será Ross Perot (director general de la empresa) quien lleve la iniciativa reuniendo un equipo de asalto con experiencia militar para sacar a sus dos empleados.
Así pues, de manera secreta y clandestina se pone en marcha el rescate y la consecuente huída...

Este libro me ha encantado, la actitud de Ross Perot me ha parecido increíblemente ejemplar, un personaje que no se dirige a sus empleados de jefe a empleado, si no que lo hace de persona a persona, sin aires de superioridad y capaz de arriesgar TODO por ellos. Lecciones de humildad en un mundo que parece cada vez mas frío, mas asocial y menos humano.

Respecto al estilo, Ken Follet sigue siendo fiel a su línea, realiza unas descripciones súper exactas del entorno y posee esa capacidad de atraparte con el final de cada capítulo. Es un libro muy entretenido, y como decían anteiormente muy didáctico en valores.

Muy recomendable si te gusta el derecho, la acción, aventuras y también si tienes interés por el mundillo de las relaciones internacionales. Si estás estudiando algo relacionado, este libro tiene que estar en tu estantería :)

Espero que os guste la reseña ;)
¡Un abrazo a todos!

David.

No hay comentarios:

Publicar un comentario